Sebastián Castillo, titulado del Programa de Memorias Multidisciplinarias

June 14, 2018 3:00 pm

El proyecto de Memorias Multidisciplinarias en la Universidad Técnica Federico Santa María propone impulsar el desarrollo de nuevas industrias tecnológicas a través de un programa de formación que busca crear sistemática y sustentablemente productos de innovación y emprendimientos ligados a tecnología, generando así una vinculación permanente y significativa con la industria. Junto con esto busca desarrollar en los estudiantes competencias transversales de impacto en su vida profesional.

El programa busca la resolución de desafíos para el desarrollo de productos y servicios de manera multidisciplinaria (equipos conformados por distintas carreras pertenecientes a la universidad) planteados por académicos, estudiantes, empresas y organizaciones públicas a partir de la detección de necesidades y oportunidades de la industria o de la sociedad.

En este contexto el alumno de Ingeniería en Diseño de Productos (IDP), Sebastián Castillo ingresa al programa por un llamado que la coordinadora del programa realizó donde se acercó a las aulas de la asignatura Taller de Productos VII en búsqueda de alumnos interesados de integrar el programa, ya que por el planteamiento del desafío, se necesitaba la presencia de un IDP en todos los equipos. Es así como, el ahora exalumno de la carrera, opta por integrarse al desafío: ¿Cómo podemos incorporar a bajo costo telemedicina a la salud pública chilena, considerando restricciones económicas y geográficas?” de la empresa Sistemas Expertos e Ingeniería de Software Ltda.

Sebastián cuenta que eligió este desafío por dos razones “desde que me planteé hacer el título siempre quise hacer algo que fuera significativo para la gente, que fuera útil y que la gente lo pudiera usar. Entonces pensé área de la medicina, salud pública, a alguien vamos a tener que poder ayudar con esto, tuve la oportunidad de conversar con todos los equipos y ver más o menos hacia dónde iban, y lo que yo podía aportar en este desafío puntual era que en el fondo ellos necesitaban transformar esta idea en un producto, y no dejarlo como una prueba de concepto o como un proyecto, sino que aterrizar todo y manufacturarlo (lo cual justamente es mi área de interés). En el equipo trabajé con un electrónico, telemático y en un principio había una comercial  y ninguno tenía experiencia en el desarrollo de un producto.”

Como solución al desafío, el equipo realizó un dispositivo “wearable” (vestible) para poder monitorear electrocardiograma de manera remota. Castillo plantea “nosotros teníamos en mente que además del prototipo con el dispositivo existiría una plataforma web, entonces esta plataforma web se encargaría de comunicarse con el dispositivo y tu podrías a través de internet pedir las mediciones, pero nos encontramos con limitantes relacionadas a que si el medico veía una medición extraña iba a tener que llamar al paciente y al final no siempre los médicos entienden lo que uno está tratando de hacer desde la perspectiva técnica, si no que lo entienden desde la perspectiva médica y ahí nosotros chocábamos un poco porque no siempre podíamos verlo desde el prisma que ellos usaban.”

Al comentar sobre cómo fue el trabajo con el equipo, Sebastián cuenta que existen varias etapas, la etapa de idealización en dónde el equipo cree que va a terminar teniendo un producto finalizado al 200% y que lo van a poder utilizar inmediatamente, y luego en el camino se van dando cuenta que no es tan así, y es en ese punto en el que empiezan a aterrizar las cosas, Sebastián dice que “el equipo fue una de las cuestiones más importantes porque a mí particularmente me tocó un equipo muy bueno, tanto Felipe (estudiante de Ingeniería Civil Electrónica) como Patricio (estudiante de Ingeniería Civil Telemática), diferían un poco del ingeniero tradicional donde te preocupas sólo de tu trabajo y nada más, que es algo que en IDP no se da porque te hacen trabajar en equipo en todo momento, pero en otras carreras sí se da mucho, que tienen tareas específicas y otros grupos también de las memorias multidisciplinarias les pasó que no llegaron a nada porque cada uno se preocupó de hacer su parte, pero nadie se preocupó de que había que juntar todas esas partes entonces para mí el trabajo con mis otros compañeros fue super beneficioso y me pude nutrir harto del conocimiento de ellos”.

Respecto a las proyecciones de desarrollo de su solución, y el futuro trabajo con su equipo Sebastián comenta que “hemos tenido conversaciones sobre qué vamos a hacer, si trataremos de seguir trabajando en este proyecto, que igual posee una cantidad de limitantes tecnológicas super grandes, relacionadas con la medición precisa del electrocardiograma, con qué necesitan los médicos, y otras cosas como lo son los requerimientos para poder probarlo en un paciente, ya que no es llegar y pasárselo a un paciente en el hospital, sino que hay que hacer una serie de burocracia, pero tenemos otras ideas en mente para seguir trabajando como equipo, pero no necesariamente en el mismo proyecto”.

En tanto, al consultarle si recomendaría el programa para los alumnos de IDP, Castillo es enfático en plantear que “el programa está en una etapa de evolución, todos los años va evolucionando un poco respecto al feedback que damos nosotros los de los años anteriores, entonces cuando yo me metí sabía que me estaba arriesgando, que estaba tomando un riesgo porque podrían pasar mil cosas, no obstante, creo que esa es la gracia también del programa, arriesgarse y de alguna manera enfrentarse a panoramas que en el mundo real también se dan mucho, que son como por ejemplo que tienes fechas límites específicas para entregar algo, tienes que aprender a hablar con gente de otras carreras, equilibrar siempre todas las disciplinas para poder llegar a un resultado tangible, en ese sentido para mí tomar el programa no fue para demorarme menos o porque encontrara que fuera más fácil, fue única y exclusivamente porque me interesaba trabajar con personas de otras carreras, que es lo que más se da dentro del programa y de alguna manera tomar un desafío del mundo real, porque al final son las empresas las que van con el desafío, esas son las dos cosas que a mí me parece que son más interesantes del programa”.

Finalmente uno de los beneficios más grandes del programa que visibiliza Sebastián es que “uno genera redes, redes tanto con el resto de los alumnos que hay en el programa como también con los profesores de los otros desafíos, y los profesores dentro de los módulos del programa de Memorias Multidisciplinarias, porque por ejemplo algunos de los profesores de los módulos son dictados por el gerente del 3IE, el CEO del AC3E, el docente Marcos Zúñiga que también está metido en el programa de Ingeniería 2030, y así hay una serie de personajes donde queda el vínculo, el profesor se acordará de ti y eso igual te sirve mucho después, ya que finalmente te quedan esas redes humanas”.

Tags: , , , , , , , ,

Categorías: , , ,

Escrito por Javiera Cisternas